fbpx
¡Oferta!

Destino Fantasma

3,00

La microficción no es literatura contemporánea, estuvo desde la aparición de la escritura; así,  el microcuento nace del cuento, su madre fundamental, que tiene como propósito el narrar una historia breve. No pocas veces el microcuento se filtró o se camufla en otros géneros: poesía, máxima, fábula u otras formas;  dicen, que hasta es posible encontrarlo en un epitafio de cementerio. Por su dimensión, hoy es una literatura apropiada para circular en las redes sociales.

Gonzalo Llanos Cárdenas (Golla), nace en La Paz (1964) Bolivia. Es cuentista, cronista e ilustrador. Ha participado de antologías y publicado los libros: “Cuento Feroz” Serie de Microficción I (2007), II (2008), III (2009); “Cuento Feroz Antología” Microficción (2010) (2ºedición 2020); “Circo de perros calientes y otros cuentos” (2014); “Moldeando la vida” Musef (21 cuentos para niños) (2016); Cuento e ilustración para los Voluntarios de las Naciones Unidas-Bolivia; Microcuentos en la “Antología Iberoamericana de la Microficción” (Bolivia; 2017); Microcuentos en la “Antología de la minificción hispanoamericana contemporánea” (Colombia; 2020). Y, fue Jurado del Premio XLVII Concurso Municipal de Literatura Franz Tamayo 2020 (La Paz) en la especialidad cuento.

Descripción

Bienvenido al lector, que guiado por una curiosidad literaria llega a ‘Destino Fantasma’, espero disfrute de las historias diminutas que tejí para nuestro encuentro.

¿Cómo son los cuentos del Golla? Las microhistorias que presento son de variados argumentos, característica que se percibirá en su lectura; hay una predilección por los dramas humanos, el amor y el destino, la cotidianidad y la circunstancia se convierten en cuentos diminutos; otros, expresan un perfil algo filosófico y podrían verse como fábulas, de ahí, que son animales los actores más propicios de algunos cuentos.

No pocas veces se desconfía de la extensión del microcuento, quizá es el otro extremo de una novela, sin embargo, la brevedad es su característica y naturaleza más importante; es una forma de cuento que contiene un mundo mínimo. Su brevedad divierte, y también su reacción de impacto, cualidad clave, por esto, adquiere un carácter lúdico en sus seguidores y, por mi experiencia, conocí a gente que los memoriza.

En su lectura se convoca a que la atención del lector sea activa y creativa, pues el autor obvia detalles, es una normal exigencia técnica; por aquello, el microcuento va más allá de su escenario narrativo; los detalles ausentes, difusos o incompletos del escenario, los completa el lector, y en muchos, él debe crear la atmósfera, el cierre o el final del cuento.

La microficción no es literatura contemporánea, estuvo desde la aparición de la escritura; así,  el microcuento nace del cuento, su madre fundamental, que tiene como propósito el narrar una historia breve. No pocas veces el microcuento se filtró o se camufla en otros géneros: poesía, máxima, fábula u otras formas;  dicen, que hasta es posible encontrarlo en un epitafio de cementerio. Por su dimensión, hoy es una literatura apropiada para circular en las redes sociales.

Sin el permiso de la academia que supervisa los géneros, la microficción del siglo XXI se pasea libre por el mundo, goza la mejor independencia para crear encuentros entre sus seguidores de todo el planeta: libros, antologías, ensayos, debates e investigación académica.

Queda invitado el apreciado lector, a vivir la experiencia de los relatos mínimos que  ofrezco desde el territorio que habito.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

A %d blogueros les gusta esto: